Cómo saber si el casco está dañado

Cómo saber si el casco está dañado

El casco debería ser la inversión más valiosa de cualquier motorista porque protege nuestro bien más preciado, la cabeza. Por eso cuando sufre algún impacto debemos valorar cuidadosamente su estado para tomar la decisión de seguir con él reparándolo o directamente sustituirlo.

En primer lugar hay que diferenciar los golpes por descuido o los accidentes leves, de las caídas en las que el casco hace su trabajo de verdad y nos protege sacrificando su integridad.

En este último caso no hay duda ya que si el casco sufre cualquier daño estructural visible a simple vista, debemos proceder a tirarlo a la basura y sustituirlo por uno nuevo. Recordemos que están creados para aguantar un fuerte golpe, no dos.

La duda viene cuando el casco sufre un impacto pero aparentemente está bien ¿Cómo valorar si su estructura está dañada?

Cómo saber si la estructura se ha dañado

Si por fuera no presenta aparentemente grandes daños, lo que debemos hacer es revisar la capa interior de poliestireno expandido (EPS), es decir el corcho blanco, para comprobar que no ha sufrido alteraciones. Y es que aparte de la calota que tiene una determinada capacidad para absorber impactos, dependiendo de la composición de su estructura, el EPS es la parte estructural principal a la hora de mitigar el golpe.

Al golpear la cabeza contra el casco, o sea de dentro hacia fuera, esta parte se deforma y ya nunca vuelve a su posición original y ese es el motivo principal por el que hay que cambiar el casco después de un impacto ya que nunca podrás comprobar la deformación que se ha producido en el interior y en caso de un nuevo accidente los valores de absorción serán mucho más bajos.

Tipos de golpes en el casco

En cuanto a la calota, es difícil saber si ha sufrido algún daño estructural pera hay dos métodos que pueden ayudar a hacernos una idea:

– Llevarlo a hacer una radiografía: parece una solución peregrina pero no lo es. Por unos 30-50 € la pueden hacer, por ejemplo en un veterinario que es bastante accesible y en principio revela con claridad si la calota está o no tocada.

– La otra es ir dando golpecitos suaves con algo metálico y macizo alrededor del golpe del casco e ir escuchando….si el sonido varía de un sonido uniforme y grave a un sonido algo así como cuando se casca un huevo, el casco está para desechar.

En cambio, si lo que ha sufrido es un arrastrón y presenta mál aspecto pero no tiene un impacto, no habría falta cambiarlo pero esto siempre es una decisión muy personal porque es difícil muchas veces valorar la fuerza con la que hemos golpeado el suelo.

Otro suceso que plantea muchas dudas es cuando por descuido se nos cae por ejemplo del sillín de la moto, del espejo retrovisor o desde cualquier otro lugar que origine desperfectos. No debemos infravalorar este tipo de sucesos aunque no sean un accidente en sí porque muchas veces el casco se daña, agravado además por no llevarlo puesto, ya que no está preparado para este tipo de impactos.

Muchos fabricantes recomiendan cambiar el casco si este cae desde una altura de unos 1,5-2 metros pero esto es un poco relativo. Deberíamos también tratar de comprobar el alcance de los daños antes de tomar una decisión mediante alguno de los métodos que hemos comentado previamente.

También podemos acudir a un profesional de alguna tienda para que nos asesore pero lo más sencillo, no sólo por curarse en salud sino por hacer una venta, es recomendar cambiarlo sí o sí.

¿Cuánto vale un casco bueno?

La tentación de conservarlo es siempre la primera opción a no ser que veamos con toda claridad que está inservible. Ya sabemos que un buen casco requiere una inversión que como mínimo en principio debería ser de unos 250 € para arriba. De este modo nos tratamos de asegurar una calota tricompuesta con fibras de aramida (Kevlar), carbono y vidrio. Con esta estructura, los impactos se absorben de forma mucho más eficaz, transfiriendo a la capa de EPS unas fuerzas menos agresivas. También el poliestireno expandido cuenta con una densidad diferente según la calidad del casco y en principio resistirá mejor si tenemos un modelo de cierta calidad.

Y antes de terminar insistimos: un casco está pensado sólo para un accidente. Lo importante siempre es que tu estés bien y te compres otro casco ante la duda. Porque aunque parezcan caros ¿qué son unos cientos de euros comparados con el precio de tu cabeza?

FOTOS DE ‘CÓMO SABER SI EL CASCO ESTÁ DAÑADO’

https://www.motofan.com/

Deja una respuesta